30363533 - open book with magical green tree and rays of light

psico-constelaciones

“Los desleales van al psicólogo”  esta frase apareció  en mi consultorio frente a una consultante  como una epifanía,  un insight, un rayo de luz que completaba  en mi quehacer de terapeuta  una vivencia de gratitud  por la confianza y admiración por todos aquellos consultantes que tienen la valentía de asistir al menos a una cita con un psicólogo;  y que decir de aquellos que se atreven a consultar con los estigmatizados psiquiatras.

Pero ¿por qué la frase es tan reveladora?, esto es porque permite narrar una historia alrededor de esto, que  voy a contar de manera sencilla.

En primer lugar, por ser un psicóloga clínica, con formación transpersonal en constelaciones familiares y Terapia regresiva reconstructiva, facilitaron combinar estos dos  términos,   desleal  y psicólogo; que parecería  no tienen nada que ver,  tal vez porque la frase correcta seria “los neuróticos van al psicólogo”  y  esto  es como descubrir el agua tibia y  hasta acá , los aportes solo se  corresponden con la clínica tradicional.

Sin embargo,  cuando un consultante va al  terapeuta  están yendo para “mejorar un trastornos mental y  emocional  que se repite y que afecta el pensamiento, sentimiento, acciones y relaciones con  las personas de manera significativa”, en sentido más lato

Sin embargo cuando los desleales van al psicólogo,   son los valientes, pues no sólo  desean realizar un cambio en su fuero interno,  sino que desean  hacer un corte, una transformación y una reparación desde lo transgeneracional,  es decir mirar  su árbol genealógico, sus cargas ancestrales, su linaje y las lealtades sistémicas que esto implica, y que posiblemente contribuyen a las repeticiones  destinos difíciles, enfermedades, sucesos  que percibe en sí mismo, en  miembros de su sistema familiar de origen o extenso.

Esto implica que estos desleales se están dando la posibilidad de mirar desde otro ángulo del saber, desde una intuición  que les indica la no resignación ciega, la búsqueda de algo distinto  y este ángulo está inmerso en la mirada sistémica que permite las constelaciones familiares, creadas por el Maestro Berth Hellinger, unirse con el quehacer  de la psicología  clínica  y que muchos terapeutas hemos puesto al servicio de la salud mental para atender a este grupo de gente y hacer nuestro mejor esfuerzo para acompañar en estas búsquedas, orientar en los movimientos y abrirnos a la sabiduría del sistema para dar el salto cuántico al hacer la diferencia.

Por esta razón, me he propuesto compartir  desde los blogs, (con el permiso  y salvaguarda de los consultantes) de mi página, casos que ilustran, acompañan y apoyan a las personas que hace acercamiento desde esta combinación, psico-sistémica,  es decir la mirada sistémica de constelaciones familiares  puesta al servicio de la  psicología clínica, siendo de esta una manera desleal  de esta servidora a las dos fuentes, como forma de transformar el saber.

Espere en el próximo blog,  “historias sistémicas familiares y sus movimientos” “Vengo porque mis parejas  huyen de mí y yo quiero tener una familia”

 

 

Share This